imageimageimageimage… O un proyecto digno del peripato.

En septiembre de 2014, ( ¡hace un año ya! ) entré a formar parte de un maravilloso grupo dedicado a la inusual y extravagante tarea de hacer cosas raras ligadas a la literatura infantil y juvenil en un alto de una calmada zona del centro de Madrid. Entre lecturas de textos singulares y ojeadas interminables de libros rebuscados y excepcionales, logramos que salieran de alli desde cuentos populares autoeditados en miniatura, hasta objetos extraños que contaban los cuentos tradicionales que habiamos hecho nuestros.

“Si los cuentos tradicionales nos invitan a apropiarnos de ellos, en este taller nos centraremos en estrategias de apropiación. Para ello pondremos en cuestión algunas ideas preconcebidas, mecanismos inconscientes y lugares comunes; ahondaremos en el modo más idóneo de comunicar eficazmente nuestra interpretación y experimentaremos en torno a la utilización de modelos narrativos no secuenciales. Todo esto lo haremos desde el juego, el intercambio y la lectura. Realizando dibujos en dos y tres dimensiones.” -decía Gustavo Puerta Leisse en su Escuela Peripatética al comenzar su taller La lectura del ilustrador.

Y allí, entre mosaicos, pórticos, árboles de la vida, tapices y retablos, nació mi interpretación de El Enebro de los Hermanos Grimm, bordada en un kimono:

“-Tienes que contar el cuento con un kimono…-”

Me quedé muda por unos segundos. Mi cara en ese momento era una mezcla de sorpresa y alegría mientras imaginaba de qué forma podía representar El Enebro sobre tela en un objeto tan irregular.

“-Me encanta-” le contesté- y así empezó mi proyecto.

Ese dia Gustavo me asignaba el objeto que debía trabajar. Enseguida comencé mi exploración y descubrí cosas muy interesantes sobre este objeto que me tocaba:

“El kimono – que proviene de la unión de las palabras “kiru“, que significa “llevar” y “mono“, que significa “cosa” – es la vestimenta tradicional de los japoneses que se utiliza envolviendo el cuerpo y sujetándolo con una faja llamada “obi“. Antiguamente, el kimono se confeccionaba con material rústico, pero por influencia china y koreana, se introdujo el uso de la seda y se convirtió en un traje suntuoso…”

Pero el kimono para mi Enebro -el cuento que decidí apropiarme e ilustrar- es de algodón, emulando los kimonos “boro” utilizados por los granjeros y los artesanos.

B O R O:

boro_kimonodesconocido

Las ilustraciones que lleva bordadas están hechas en el algodón, inspirándome en los bordados “sashiko” -una forma de bordado japonés de pespuntes largos de hilo de algodón, muy utilizada tradicionalmente para reforzar costuras o para poner parches o bordar amuletos – “osemamori“- en la parte trasera del kimono, muy cerca del cuello.

S A S H I K O:

sashiko6

O S E M A M O R I:
big-semamori1

Las escenas de mi kimono están pensadas con una paleta de colores limitada: un color para cada personaje y un color para el paisaje, sobre tela color hueso. La parte trasera del kimono -incluyendo las mangas- cuenta las primeras escenas de la historia, usando diferentes tamaños en las escenas para crear profundidad, y las solapas delanteras del kimono y su interior cuentan las siguientes escenas y el final.

¿Conocen el cuento El Enebro de los Hermanos Grimm? Era mi cuento macabro favorito de los Grimm cuando era niña.

kimonoElEnebro002kimonoElEnebro005kimonoElEnebro008 kimonoElEnebro009kimonoElEnebro011kimonoElEnebro012      kimonoElEnebro015 kimonoElEnebro019kimonoElEnebro006
  desconocido-2 desconocido-1
  la foto

Bordar es un trabajo duro y lento. Me está tomando tiempo. Pero con entusiasmo estoy segura que pronto lo terminaré y resultará un proyecto muy bello e interesante…

Coming soon! 😉

Anuncios